Teletrabajo

De Previpedia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Teletrabajador nómada

El teletrabajo está caracterizado por una ubicación del lugar de trabajo total o parcialmente independiente de la del empleador, contratista, cliente, etc., y por el uso de tecnología de la información. Dependiendo de las formas de teletrabajo, pueden generarse diferentes formas organizativas y enlaces de comunicación con la organización.

Tipos de teletrabajadores[editar]

Teletrabajadores a domicilio[editar]

Aquellos que trabajan desde un lugar de trabajo instalado en su hogar, reciben y envían su trabajo a través de las TIC y tienen un contrato laboral. Dentro de esta categoría se establecen tres niveles en función del tiempo de trabajo fuera de la oficina: permanentes (más del 90%), alternos (un día por semana) y suplementarios (menos de un día por semana).

Trabajadores móviles[editar]

Son los que pasan una parte de su tiempo de trabajo en viajes de negocios, en ubicaciones diversas, en medios de transporte o en las instalaciones de clientes. Utilizan internet para realizar gestiones relacionadas con el trabajo a través de conexiones en esos lugares. En el trabajo móvil (ework) es habitual la telecolaboración.

Teletrabajadores nómadas (nómadas digitales)[editar]

Cambian continuamente de entorno de trabajo y viajan con su oficina portátil. Los recursos necesarios para llevar a cabo su trabajo (puntos de conexión, espacio físico, soporte técnico...) no siempre están garantizados.

Posibles riesgos derivados del teletrabajo[editar]

Alteraciones visuales[editar]

Motivadas principalmente por la falta de control de las condiciones de iluminación del lugar en que se trabaja y por la realización de tareas fuera del horario diurno. La fatiga visual suele ser su principal consecuencia.

Trastornos musculoesqueléticos[editar]

Artículo principal: Trastorno musculoesquelético

Debido a que las principales herramientas de trabajo son los dispositivos tecnológicos y el marco laboral es un escenario móvil en continuo cambio, hay un problema añadido respecto a los hábitos posturales desarrollados, dada la falta de un lugar fijo de trabajo diseñado de acuerdo con condiciones ergonómicas y la escasez de control respecto al establecimiento de pausas. Además, la sobrecarga de trabajo también puede desencadenar trastornos de este tipo.

Carga mental y trastornos psicosociales[editar]

Cabe destacar el estrés, que puede ser causado por factores como la sobrecarga de trabajo o el sometimiento a una evaluación continua, el sentimiento de aislamiento y el denominado tecnoestrés.

Trastornos del sueño[editar]

Estudios realizados por el Centro de Investigaciones sobre Iluminación del Instituto Politécnico Rensselaer de Nueva York ponen de manifiesto que la exposición a la luz artificial de dispositivos electrónicos afecta a los niveles de melatonina,[1] pudiendo disminuir hasta en un 22%, confundiendo a nuestro reloj biológico y modificando los ritmos circadianos con la consiguiente reducción de la duración y la calidad del sueño.

Problemas reproductivos y dermatológicos[editar]

Otro problema que puede derivar de los malos hábitos posturales radica en el uso continuado del portátil sobre las piernas o regazo. Existen algunas investigaciones que intentan relacionar la transmisión de calor que se produce al cuerpo con problemas en el sistema reproductor masculino y con la aparición de eritema ab igne en la piel.

Referencias[editar]

  1. La melatonina es la hormona responsable del cambio del ciclo de vigilia a sueño y tiene efectos facilitadores del mismo. Su producción se estimula con la falta de luz y disminuye con la exposición a fuentes luminosas blancas y brillantes propias de cualquier dispositivo electrónico con pantalla.

Bibliografía[editar]

Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST), O.A., M.P.: Trabajo con PVD: Riesgos derivados del avance de las TIC. Trabajo líquido y riesgo emergente en las sociedades de la información.