Hepatitis A

De Previpedia
Saltar a: navegación, buscar
Virus de la hepatitis A

La hepatitis A es una enfermedad de distribución mundial con incidencia irregular. El periodo de incubación es de 2 a 6 semanas. Se presenta de forma epidémica o esporádica. El virus de la hepatitis A pertenece a la familia Picornaviridae, género Hepatovirus. Se trata de un virus con ARN lineal y monocatenario. Cada partícula tiene un diámetro de 27 a 32 nanómetros (nm), presenta una cápside icosaédrica y carece de envuelta. Se han identificado siete genotipos del virus (del I al VII), cuatro de los cuales son de origen humano (I, II, III y VII).
El VHA resiste el ácido gástrico, llega al tubo digestivo desde donde pasa a hígado replicándose en el citoplasma de los hepatocitos con efecto citopático. La hepatitis suele ser subclínica o leve en la infancia, pero puede manifestarse de forma aguda, ocasionalmente grave (fulminante solo 0,15%, sobre todo si hepatopatía crónica previa), a cualquier edad (sintomatología en el 90% de adultos).
La clínica es muy variable y los síntomas varían de leves a severos, desde ausencia de éstos hasta cuadros floridos de hepatitis aguda (astenia, anorexia, náuseas, vómitos, diarrea (20% en adultos), dolor y distensión abdominal, cefalea, prurito, ictericia (hasta 2-4 semanas), exantema, hepatomegalia, esplenomegalia, etc.
No hay portadores crónicos y, en muy raras ocasiones, pueden producirse complicaciones graves con manifestaciones inmunológicas, neurológicas, hematológicas, pancreáticas y renales. No tiene efectos alérgicos, cancerígenos ni tóxicos.
El principal reservorio es humano (personas infectadas que eliminan los virus con las heces). La fuente de exposición es el individuo enfermo y los alimentos y objetos contaminados. Los hospedadores pueden ser humanos, algunos primates no humanos (por ejemplo: chimpancés, tamarinos, titíes, macacos, mandriles, etc.). La transmisión al feto se produce por vía transplacentaria, habiéndose documentado, en muy raras ocasiones, una transmisión perinatal en las dos semanas previas al parto. Existe riesgo de parto prematuro en los dos últimos trimestres del embarazo, siendo el riesgo desconocido durante el primer trimestre. En el recién nacido, la hepatitis A suele ser asintomática y benigna.
No hay tratamiento específico para la hepatitis A.

Actividades laborales con riesgo[editar]

  • Trabajos en contacto con la tierra, los vegetales y sus productos.
  • Pesca y acuicultura.
  • Zoológicos, circos, tiendas de mascotas, protectoras de animales.
  • Veterinaria.
  • Industria de la alimentación.
  • Suministro de agua, actividades de saneamiento, alcantarillado gestión de residuos y limpieza urbana.
  • Hostelería y restauración
  • Educación (guarderías, escuelas infantiles)
  • Actividades sanitarias (cuidados intensivos, plantas de hospitalización pediátricas y de digestivo, urgencias) y laboratorios
  • Actividades de orden público, seguridad y servicios sociales (centros de refugiados)
  • Pompas fúnebres y actividades relacionadas
  • Trabajadores que viajan por motivos de trabajo a zonas de alta endemicidad.

Medidas preventivas generales[editar]

  • Vacunación del personal que realice actividades de riesgo.
  • Medidas higiénicas básicas: véase Anexo:Medidas higiénicas básicas frente a agentes infecciosos.
  • Desarrollar prácticas culturales adecuadas con el fin de evitar la contaminación de vegetales y marisco a causa de las aguas de riego y marinas susceptibles de contaminación.
  • Evitar el contacto directo con heces de personas o animales infectados.
  • Manipulación y eliminación adecuada de residuos.
  • Información a los trabajadores sobre los mecanismos de transmisión, los factores de riesgo y cómo prevenir la enfermedad.
  • No utilizar para el riego aguas residuales que no estén debidamente tratadas (Real Decreto 1620/2007, de 7 de diciembre, por el que se establece el régimen jurídico de la reutilización de las aguas depuradas).
  • No beber agua que no sea potable.
  • Las personas infectadas deben estar informadas, extremar su higiene y no compartir objetos personales (cubiertos, cepillos dentales, etc.).
  • En el ámbito sanitario se deberán adoptar las precauciones estándar, así como las precauciones de transmisión por contacto en el caso de pacientes incapaces e incontinentes (mientras dure la enfermedad), niños menores de 3 años (durante toda la hospitalización), niños de 3 a 14 años (hasta dos semanas después del inicio de los síntomas) y niños mayores de 14 años (hasta una semana después del inicio de los síntomas).
  • Serán considerados trabajadores especialmente sensibles los que tengan hepatopatía previa y no estén inmunizados.

Seguridad en laboratorio[editar]

Nivel de contención 2.
Los principales riesgos son la ingesta accidental de muestras biológicas contaminadas (heces, sangre), el contacto indirecto con superficies ambientales contaminadas y la inoculación accidental. Las muestras o especímenes más peligrosos son las heces y la sangre de personas y primates no humanos infectados, así como las muestras de agua o alimentos contaminados.
Se requieren las prácticas y la contención de un nivel 2 de bioseguridad para aquellas actividades que impliquen manipulaciones de cultivos, heces, sangre y otros tejidos, así como de animales de experimentación. Se debe evitar o reducir al mínimo el empleo de material cortante o punzante y trabajar dentro de una cabina de seguridad biológica en caso de que se generen bioaerosoles, además de emplear guantes de protección contra los productos químicos y los microorganismos en caso de contacto con muestras contaminadas.

Legislación[editar]

Real Decreto 664/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo.

Bibliografía[editar]

VV.AA.: Enciclopedia práctica de Medicina del Trabajo. INSST.