Fertilizante

De Previpedia
Saltar a: navegación, buscar
Sacos de fertilizante

Un fertilizante o abono es una sustancia de origen orgánico o químico utilizado en la agricultura para aumentar la fertilidad del suelo y mejorar el crecimiento vegetal por medio del aporte de elementos nutrientes.[1]

Principales fertilizantes con riesgo para la salud[editar]

Abonos nitrogenados[editar]

  • Amoniaco anhidro: es combustible pero de difícil ignición. Es irritante para piel, ojos y vías respiratorias. La inhalación de vapores de amoniaco anhidro puede ocasionar daños en los pulmones. En contacto con la piel, el amoniaco produce congelación y deshidratación.
  • Nitrato amónico: puede producir explosiones si para deshacer los terrones que forma no se emplean utensilios de madera sino otros que puedan producir chispas. La proximidad a focos de calor o a materias orgánicas también puede hacerlo explotar. El polvo de este abono también es irritante para ojos, nariz y garganta y durante su descomposición desprende gases tóxicos.
  • Cianamida cálcica: debido a su gran alcalinidad, la cianamida cálcica puede provocar graves quemaduras en la piel. Es un producto tóxico cuyos efectos se agravan al ingerir alcohol.
  • Sulfato amónico: este fertilizante es ligeramente irritante para la piel, ojos y mucosas. Por contacto prolongado puede producir quemaduras.

Abonos potásicos[editar]

  • Cloruro potásico: se presenta bajo forma de cristales y resulta corrosivo después de haberse oxidado.
  • Sulfato potásico: se presenta en forma de polvo y resulta irritante para la piel y las mucosas. Si entra en contacto con un combustible se descompone, desprendiendo gases tóxicos.

Abonos fosforados[editar]

  • Superfosfato: se presenta en forma de polvo que al inhalarse produce molestias en las vías respiratorias. También puede producir irritaciones en la piel por contacto prolongado.
  • Fosfato precipitado bicálcico: es un producto sólido cuyo contacto con la piel y las mucosas produce un efecto irritante. Además, es tóxico.

Medidas preventivas[editar]

  • Tener en cuenta la información sobre riesgos que proporciona la etiqueta y/o la ficha de datos de seguridad del fertilizante.
  • Proteger las partes del cuerpo que puedan entrar en contacto con fertilizantes tóxicos por medio de equipos de protección individual: ropa de protección, protectores oculares o faciales, protectores de manos y brazos. Evitar el contacto con heridas abiertas.
  • Utilizar equipos de protección respiratoria cuando así lo indique la etiqueta del envase y cuando sea necesario hacer trabajos en pozos o depósitos de purines.
  • Disponer de locales de aseo y de taquillas separadas para la ropa de trabajo y la de calle. El lavado de estas ropas se hará por separado.
  • No comer, beber ni fumar durante la manipulación y aplicación. Evitar el consumo de alcohol durante la manipulación de ciertos fertilizantes como la cinamida cálcica, ya que potencian sus efectos tóxicos.
  • Ventilar al máximo los locales donde se almacenen fertilizantes orgánicos.
  • Evitar las fuentes de calor y fuego cercanas en los locales.
  • Evitar la permanencia de personas solas en los locales donde exista este tipo de sustancias.
  • Limitar la manipulación a personal con heridas u otras lesiones en la piel que pudieran ser causa de infección.
  • Vacunar periódicamente, en especial contra el tétanos, al personal que manipule estas sustancias.
  • Utilizar y almacenar los fertilizantes lejos de los pozos y cursos de agua potable ya que podrían contaminarlos.
  • Utilizar en la aplicación de los tratamientos con amoníaco anhidro un equipo adecuado sin piezas metálicas que contengan cobre.
  • Reemplazar los elementos defectuosos o rotos del equipo (conexiones, válvulas, mangueras, etc.), además de cerciorarse del perfecto ajuste de las abrazaderas.

Referencias[editar]

  1. Elemento nutriente es el elemento químico esencial para la vida vegetal y el crecimiento de las plantas. Además del carbono, el oxígeno y el hidrógeno, procedentes especialmente del aire y del agua, los elementos nutrientes se clasifican en: nutrientes principales (nitrógeno, fósforo y potasio), nutrientes secundarios (calcio, magnesio, sodio y azufre) y micronutrientes (boro, cobalto, cobre, hierro, manganeso, molibdeno y zinc.

Véase también[editar]

Anexo:Prevención de riesgos laborales en el sector agrario

Legislación[editar]

Real Decreto 506/2013, de 28 de junio, sobre productos fertilizantes.

Enlaces externos[editar]

Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente: Consulta de productos fertilizantes.

Bibliografía[editar]

COAG: Los riesgos laborales en el sector agrario. Formación es prevención.