Última modificación el 26 may 2017, a las 09:38

Señalización de seguridad y salud en el trabajo

Se entiende por señalización de seguridad y salud en el trabajo el conjunto de estímulos que pretenden condicionar a sus receptores proporcionando una indicación o una obligación relativas a la seguridad y salud en el trabajo. La señalización es necesaria siempre que no haya sido posible eliminar o reducir suficientemente un riesgo, pero por sí misma no elimina dicho riesgo.
Con el fin de garantizar una correcta interpretación de las señales y de regular el comportamiento seguro de los trabajadores, el empresario estará obligado a proporcionar a estos una formación adecuada en los siguientes casos:

  • Previamente a la implantación de la señalización.
  • Cuando se implanten nuevos procesos de trabajo o se modifiquen los ya existentes.
  • Cuando se proceda a implantar nuevas señales.
  • Cuando se incorpore un trabajador a un nuevo puesto de trabajo.
  • Cuando se incorpore un nuevo trabajador a la empresa.

ClasificaciónEditar

Otras señales presentes en los lugares de trabajoEditar

Criterios para el empleo de la señalizaciónEditar

La señalización de seguridad y salud en el trabajo deberá utilizarse siempre que el análisis de los riesgos existentes, de las situaciones de emergencia previsibles y de las medidas preventivas adoptadas, ponga de manifiesto la necesidad de:

  • Llamar la atención de los trabajadores sobre la existencia de determinados riesgos, prohibiciones u obligaciones.
  • Alertar a los trabajadores cuando se produzca una determinada situación de emergencia que requiera medidas urgentes de protección o evacuación.
  • Facilitar a los trabajadores la localización e identificación de determinados medios o instalaciones de protección, evacuación, emergencia o primeros auxilios.
  • Orientar o guiar a los trabajadores que realicen determinadas maniobras peligrosas.

Disposiciones mínimas de carácter general relativas a la señalización de seguridad y salud en el lugar de trabajoEditar

1. La elección del tipo de señal y del número y emplazamiento de las señales o dispositivos de señalización a utilizar en cada caso se realizará de forma que la señalización resulte lo más eficaz posible, teniendo en cuenta:

a) Las características de la señal.
b) Los riesgos, elementos o circunstancias que hayan de señalizarse.
c) La extensión de la zona a cubrir.
d) El número de trabajadores afectados.

2. La eficacia de la señalización no deberá resultar disminuida por la concurrencia de señales o por otras circunstancias que dificulten su percepción o comprensión.
La señalización de seguridad y salud en el trabajo no deberá utilizarse para transmitir informaciones o mensajes distintos o adicionales a los que constituyen su objetivo propio. Cuando los trabajadores a los que se dirige la señalización tengan la capacidad o la facultad visual o auditiva limitadas, incluidos los casos en que ello sea debido al uso de equipos de protección individual, deberán tomarse las medidas suplementarias o de sustitución necesarias.
3. La señalización deberá permanecer en tanto persista la situación que la motiva.
4. Los medios y dispositivos de señalización deberán ser, según los casos, limpiados, mantenidos y verificados regularmente, y reparados o sustituidos cuando sea necesario, de forma que conserven en todo momento sus cualidades intrínsecas y de funcionamiento. Las señalizaciones que necesiten de una fuente de energía dispondrán de alimentación de emergencia que garantice su funcionamiento en caso de interrupción de aquella, salvo que el riesgo desaparezca con el corte del suministro.

LegislaciónEditar

Real Decreto 485/1997, de 14 de abril, sobre disposiciones mínimas en materia de señalización de seguridad y salud en el trabajo.

BibliografíaEditar

INSHT: Guía técnica sobre señalización de seguridad y salud en el trabajo.
UNE 1115:1985. Colores y señales de seguridad.