Ventilación

De Previpedia
Saltar a: navegación, buscar
Conductos de ventilación de un hospital

El término ventilación hace referencia a la renovación, mediante impulsión y extracción simultáneas, de aire en un local con la finalidad de proporcionar a sus ocupantes un ambiente confortable y saludable. Si el aire a renovar es el de todo el local, hablamos de ventilación general o ventilación por dilución; sin embargo, si buscamos extraer el aire de un área limitada en torno al foco productor de un contaminante, estamos ante una ventilación local (o extracción localizada). Desde el punto de vista de la prevención de riesgos laborales, la ventilación es un método de protección colectiva de los trabajadores.
Para calcular el caudal de ventilación, es necesario tener en cuenta la concentración del contaminante que pretendemos mantener, teniendo para ello en cuenta el valor límite de exposición profesional de dicho contaminante (o, si se trata de una sustancia inflamable, su límite inferior de inflamabilidad).
En la mayor parte de los locales de uso no industrial, sin embargo, se considera a las personas como foco principal de generación de contaminantes; en efecto, el ser humano emite un gran número de sustancias y microorganismos, entre las que destaca, por su volumen, el anhídrido carbónico.

Ventilación general[editar]

Este sistema es el más generalizado pero no es recomendable cuando se trabaje con contaminantes muy tóxicos. La renovación mínima del aire de los locales de trabajo, será de 30 metros cúbicos de aire limpio por hora y trabajador, en el caso de trabajos sedentarios en ambientes no calurosos ni contaminados por humo de tabaco, y de 50 metros cúbicos, en los casos restantes, a fin de evitar el ambiente viciado y los olores desagradables.

Objetivos de la ventilación general[editar]

  • Reemplazar el aire contaminado por aire limpio.
  • Evacuar los contaminantes del local.
  • Evitar la dispersión de los contaminantes hacia zonas no deseadas.
  • Diluir el contaminante existente en el aire del local.
  • Regular las condiciones termohigrométricas del local.

Medios de obtener ventilación general[editar]

  • Ventilación natural.
  • Chimeneas pasivas.
  • Extracción mecánica.
  • Impulsión mecánica.
  • Extracción y suministros mecánicos.

Ventilación localizada[editar]

Es el método más eficaz de ventilación a la hora de reducir la exposición a contaminantes.

Componentes[editar]

  • Campana: parte del sistema por medio de la cual son captados los contaminantes.
  • Conductos.
  • Depurador: su fin es separar el contaminante del aire para que solo llegue aire limpio al exterior.
  • Ventilador.

Requisitos básicos[editar]

  • El sistema debe ser diseñado y construido por un técnico competente.
  • Los codos y uniones de los conductos deben ser suaves, sin brusquedades y suficientemente grandes.
  • Verificar periódicamente la eficacia del sistema, por ejemplo, con tubos generadores de humo.
  • Si se añaden nuevas conducciones a un sistema ya construido, este deberá replantearse por completo.

Legislación[editar]

Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo.

Bibliografía[editar]

Xavier Baraza, Emilio Castejón, Xavier Guardino: Higiene industrial. Editorial UOC. Comprar en Casa del Libro

UNE EN 13779. Ventilación de los edificios no residenciales. Requisitos de prestaciones de sistemas de ventilación y acondicionamiento de recintos.
LIBROS DE PRL 3.png