Suelos de los locales de trabajo

De Previpedia
Saltar a: navegación, buscar
Cartel de advertencia de los peligros por resbalamiento y tropiezo.

Los suelos de los locales de trabajo deberán cumplir, desde el punto de vista de la seguridad en el trabajo, con una serie de requisitos como ser fijos, estables y no resbaladizos, y no presentar irregularidades ni pendientes peligrosas. Es muy importante mantener una correcta iluminación del suelo. Para evitar resbalones y tropiezos, deben mantenerse expeditos y recogerse cualquier derrame justamente después de haberse producido. La utilización de diversos colores o texturas para diferenciar zonas en el centro de trabajo puede favorecer la prevención de caídas.

Características de una superficie de trabajo segura[editar]

  • Resistencia mecánica, tanto a los elementos fijos pesados como a los vehículos que circulen por el local.
  • Resistencia a productos químicos empleados en el lugar de trabajo y drenaje que permita su evacuación.
  • Ubicación y resistencia a los factores ambientales (lluvia, temperaturas extremas...).
  • Características disipativas de cargas estáticas.
  • Condiciones de confort, entre las que destacan la absorción de ruidos y vibraciones y la baja conductividad térmica.
  • Resistencia al deslizamiento: se consigue no solo por una acertada elección del material sino también por un correcto mantenimiento y su limpieza y posterior secado.

Legislación[editar]

Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, sobre lugares de trabajo.

Bibliografía[editar]

INSHT: Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a la utilización de los lugares de trabajo.