Sistema de agua nebulizada

De Previpedia
Saltar a: navegación, buscar

Un sistema de agua nebulizada es el sistema de protección activa contra incendios que está conectado a un suministro de agua y está equipado con una o más boquillas capaces de descargar agua nebulizada (simple o mezclada con otros agentes)[1] con el fin de extinguir un incendio y de evitar, después del tiempo de duración del sistema, la reignición de dicho incendio. En todo caso, la duración de descarga debe ser los suficientemente larga para permitir a la intervención manual asumir el control de los esfuerzos de la lucha contra incendios.
Los sistemas de agua nebulizada tendrán un diseño particular dependiente del área en que se instalan. Debe darse una consideración especial a los sistemas instalados en ambientes corrosivos y a los posibles problemas de expansión térmica por la presencia de grandes longitudes rectas de tuberías. También debe prestarse especial atención al uso del equipo en áreas peligrosas por razón de la corriente eléctrica presente.
El suministro de energía eléctrica del sistema debe ser independiente del suministro para el área de riesgo; el interruptor de aislamiento del suministro eléctrico del sistema debe estar claramente marcado con las palabras "NO APAGAR. SISTEMA DE EXTINCIÓN DE INCENDIOS AUTOMÁTICO".
La activación del sistema de agua nebulizada debería generar una alarma acústica y/o una alarma óptica.

Tipos de boquillas[editar]

  • Boquillas abiertas: siempre deben poder ser activadas por medio de un dispositivo de accionamiento manual,[2] y, además, pueden funcionar automáticamente tras recibir la señal correspondiente de un detector de incendios.
  • Boquillas automáticas: están equipadas con un dispositivo sensible al calor que reaccionan a una temperatura de descarga nominal predeterminada.

Ambos tipos de boquillas se deben equipar con una caperuza de expulsión u otro dispositivo de protección si el ambiente es propenso a la obstrucción de los orificios de salida.

Sistemas de presurización[editar]

  • Cilindros y tanques de almacenamiento.
  • Sistemas de bombas.

Programa de mantenimiento trimestral y semestral de los sistemas de agua nebulizada[editar]

Operaciones a realizar por personal especializado del fabricante, de una empresa mantenedora, o bien, por el personal del usuario o titular de la instalación:

Cada tres meses Cada seis meses
Comprobación de que los dispositivos de descarga del agente extintor (boquillas, rociadores, difusores, …) están en buen estado y libres de obstáculos para su funcionamiento correcto.
Comprobación visual del buen estado general de los componentes del sistema, especialmente de los dispositivos de puesta en marcha y las conexiones.
Lectura de manómetros y comprobación de que los niveles de presión se encuentran dentro de los márgenes permitidos.
Comprobación de los circuitos de señalización, pilotos, etc.; en los sistemas con indicaciones de control.
Comprobación de la señalización de los mandos manuales de paro y disparo.
Limpieza general de todos los componentes.
Comprobación visual de las tuberías, depósitos y latiguillos contra la corrosión, deterioro o manipulación.
En sistemas que utilizan agua, verificar que las válvulas, cuyo cierre podría impedir que el agua llegase a los rociadores o pudiera perjudicar el correcto funcionamiento de una alarma o dispositivo de indicación, se encuentran completamente abiertas.
Verificar el suministro eléctrico a los grupos de bombeo eléctricos u otros equipos eléctricos críticos.

Programa de mantenimiento anual y quinquenal de los sistemas de agua nebulizada[editar]

Operaciones a realizar por el personal especializado del fabricante o por el personal de la empresa mantenedora:

Cada año Cada cinco años
Comprobación de la respuesta del sistema a las señales de activación manual y automáticas.
En sistemas fijos de extinción por agua o por espuma, comprobar que el suministro de agua está garantizado, en las condiciones de presión y caudal previstas.
Los sistemas fijos de extinción mediante rociadores automáticos deben ser inspeccionados cada 3 años, según lo indicado en «Programa cada 3 años» de la UNE-EN 12845.
Nota: los sistemas que incorporen componentes a presión que se encuentre dentro del ámbito de aplicación del Reglamento de Equipos a Presión, aprobado mediante el Real Decreto 2060/2008, de 12 de diciembre, serán sometidos a las pruebas establecidas en dicho Reglamento con la periodicidad que en él se especifique.
Prueba de la instalación en las condiciones de su recepción.
Los sistemas fijos de extinción mediante rociadores automáticos deben ser inspeccionados cada 10 años, según lo indicado en «Programa de 10 años» de la UNE-EN 12845.
Los sistemas fijos de extinción mediante rociadores automáticos deben ser inspeccionados cada 25 años, según lo indicado en el anexo K, de la UNE-EN 12845.

Referencias[editar]

  1. Los aditivos pueden tener uno o más de los siguientes propósitos: mejora de (o adecuación a) los requisitos de protección contra incendios, protección contra la corrosión y protección contra la congelación.
  2. El dispositivo de accionamiento manual se debería situar cerca de la salida, fuera de las zonas protegidas, y se debería instalar a la altura de funcionamiento normal, en ubicaciones altamente visibles.

Legislación[editar]

Reglamento de instalaciones de protección contra incendios, especialmente los siguientes apartados:

Bibliografía[editar]

UNE CEN/TS 14972:2014. Sistemas fijos de protección contra incendios. Sistemas de agua nebulizada. Diseño e instalación.