Sector de incendio

De Previpedia
Saltar a: navegación, buscar
Puerta cortafuego mantenida abierta por medio de un imán

Se define el sector de incendio como una división de un edificio, cada una de las cuales se encuentra compartimentada de las demás de tal modo que en caso de producirse un incendio en uno de los sectores del edificio no se propague al resto. La separación del sector de incendio de los espacios contiguos se consigue por medio de barreras contra el fuego. El tamaño máximo de cada sector de incendio varía según el tipo de uso, pero por lo general es de 2500 metros cuadrados.

Requisitos de un sector de incendio[editar]

  • La compartimentación entre sectores de incendio debe de tener una estabilidad al fuego[1] que, según el riesgo de incendio y el tipo de uso, varía entre 60 y 120 minutos, e incluso excepcionalmente 180 minutos. Para cumplir esta exigencia se precisa entre los sectores de incendio de unos paredes y forjados con la resistencia adecuada, y de puertas resistentes al fuego especialmente diseñadas para resistir un incendio.
  • Las puertas cortafuego deben permanecer cerradas durante un incendio para contenerlo, lo que se consigue mediante resortes cierrapuertas. Es posible mantener las puertas abiertas de forma habitual mediante el empleo de sistemas de imanes que retienen las hojas de las puertas en posición abierta, y que dejan de funcionar automáticamente al activarse la alarma de incendio. Para certificar el correcto diseño y funcionamiento de las puertas cortafuego estas deben superar una serie de pruebas de laboratorio, tanto de exposición al fuego como de funcionamiento del mecanismo de cierre, que son imprescindibles para otorgar a la puerta su homologación. La manipulación de estas puertas, como es el caso de utilizar cuñas para que permanezcan abiertas, está prohibida e inutiliza por completo la capacidad de contención del fuego de los sectores de incendio.
  • Además de paredes, techos y puertas, la compartimentación entre sectores debe ser completa, lo que incluye otros elementos entre sectores como son los pasos de instalaciones, que también deben resistir el tiempo establecido.

Sector de riesgo mínimo[editar]

El sector de riesgo mínimo es un sector de incendio que cumple las siguientes condiciones:

  • Está destinado exclusivamente a circulación y no constituye un sector bajo rasante.
  • La densidad de carga de fuego no excede los 40 MJ/m2 en el conjunto del sector, ni de 50 MJ/m2 en cualquiera de los recintos contenidos en el sector, considerando la carga de fuego aportada, tanto por los elementos constructivos, como por el contenido de la propia actividad.
  • Está separado de cualquier otra zona del edificio que no tenga consideración de sector de riesgo mínimo mediante elementos cuya resistencia al fuego sea EI 120, y la comunicación con dichas zonas se realiza a través de vestíbulos de independencia.
  • Tiene resuelta la evacuación, desde todos sus puntos, mediante salidas de edificio directas a espacio exterior seguro.

Sector bajo rasante[editar]

El sector bajo rasante es un sector de incendio en el que los recorridos de evacuación de alguna de sus zonas deben salvar necesariamente una altura de evacuación ascendente igual o mayor que 1,5 metros.
Los sectores bajo rasante no son aptos para constituir sectores de riesgo mínimo.

Referencias[editar]

  1. La estabilidad al fuego es la capacidad de un elemento constructivo para resistir el derrumbe durante un período de tiempo establecido en un ensayo normalizado de resistencia al fuego.

Legislación[editar]

Código Técnico de la Edificación: Documento Básico SI, Seguridad en caso de incendio.

Bibliografía[editar]

Wikipedia: Documento básico de seguridad en caso de incendio.