Síndrome del ojo seco

De Previpedia
Saltar a: navegación, buscar
Mucina y células dañadas en un ojo seco (coloreadas por verde de lisamina)

El síndrome del ojo seco (SOS) se considera un problema creciente de salud pública y una de las causas más frecuentes de consulta oftalmológica. Se caracteriza por un déficit en la calidad de la lágrima, alteraciones en la superficie ocular y otras molestias, como irritación y fatiga ocular o alteraciones visuales fluctuantes. El SOS probablemente esté infraestimado, porque generalmente no es una causa importante de morbilidad ocular, como habitualmente se considera.
Algunos autores asocian el SOS con el uso regular de pantallas de visualización de datos.

Principales causas del SOS[editar]

El síndrome de ojo seco puede producirse cuando hay una disminución en la producción basal de lágrimas, un aumento en la evaporación de lágrimas o una composición desequilibrada de estas. Algunos factores que pueden contribuir a la sequedad de ojos son los siguientes:

  • Medicamentos como antihistamínicos, descongestionantes, antidepresivos, píldoras anticonceptivas, terapias de reemplazamiento de hormonas para aliviar síntomas de la menopausia y medicamentos contra la ansiedad, el Parkinson y la alta presión sanguínea.
  • La edad avanzada es un factor de riesgo de disminución en la producción de lágrimas, por lo que el SOS es más común en personas de más de cincuenta años.
  • La rosácea (enfermedad de la piel) y la blefaritis (enfermedad de los párpados) pueden interrumpir la función de las glándulas de Meibomio, situadas en los párpados.
  • Trastornos autoimunes, como el síndrome de Sjögren, lupus, esclerodermia y artritis reumatoidea, y otras afecciones, como diabetes, trastorno de tiroides y deficiencia de vitamina A, están asociados al ojo seco.
  • Las mujeres son más propensas a desarrollar el síndrome de ojo seco. Los cambios hormonales durante el embarazo y después de la menopausia han sido relacionados con el SOS. Las mujeres, además, tienen mayor riesgo de adquirir trastornos autoinmunes.
  • En ambientes secos, ventosos o con humo aumenta la evaporación de las lágrimas.
  • Las alergias pueden contribuir al síndrome de ojo seco.
  • Períodos prolongados a la pantalla del ordenador sin parpadear suficientemente.
  • La cirugía láser puede causar síntomas de ojo seco.

Bibliografía[editar]

Josep Maria Molina Aragonés et alii: Revisión sistemática sobre las alteraciones óculo-visuales y músculo-esqueléticas asociadas al trabajo con pantallas de visualización de datos. Medicina y seguridad del trabajo, volumen 63, número 247 (2017).
National Eye Institute: Facts About Dry Eye.