Ruido

De Previpedia
Saltar a: navegación, buscar
Medición de niveles de ruido
Banner protector auditivo.jpg

El ruido puede definirse como un conjunto de sonidos[1] no deseados y/o que interfieren en una actividad humana. Los efectos del ruido intenso sobre el organismo humano pueden ser muy diversos, pero pueden destacarse los siguientes:

  • Efectos fisiológicos:
    • Acción sobre el aparato circulatorio.
    • Acción sobre el metabolismo: aceleración.
    • Acción sobre el aparato muscular: aumento de la tensión.
    • Acción sobre el aparato digestivo: inhibición.
    • Acción sobre el aparato respiratorio: modificación del ritmo respiratorio.
    • Acción sobre el aparato auditivo: pérdida de audición.
  • Efectos psicológicos: molestia, incomodidad, alteraciones del comportamiento. Muchos de estos efectos pueden producirse incluso a rangos de ruido no demasiado intensos, de 35 dB(A) a 65 dB(A), dependiendo de factores individuales, de la exigencia de la tarea, de las condiciones físicas del ruido, del diseño del puesto de trabajo, etc.

Entre las fuentes generadoras de ruido cabe destacar las fuentes de ruido aerodinámico (ventiladores, aire comprimido, combustión) y las fuentes de ruido mecánico (impactos, máquinas rotativas, fuerzas de fricción y otras).

Tipos de ruido[editar]

  • Ruido estable: su nivel de presión acústica ponderada, A(LpA) permanece esencialmente constante: las diferencias entre los valores máximo y mínimo de LpA es inferior a 5 dB.
  • Ruido periódico: aquel cuya diferencia entre los valores máximo y mínimo de LpA es superior o igual a 5 dB y cuya cadencia es cíclica.
  • Ruido aleatorio: aquel cuya diferencia entre los valores máximo y mínimo de LpA es igual o superior a 5dB, y su LpA varía aleatoriamente a lo largo del tiempo.
  • Ruido de impacto: a que cuyo nivel de presión acústica decrece exponencialmente con el tiempo y tiene una duración inferior a un segundo.

Características del ruido[editar]

  • Potencia acústica: cantidad de energía acústica que emite un foco en la unidad de tiempo. Se expresa en vatios (W).
  • Presión acústica: cantidad de energía acústica por unidad de superficie. Su unidad es el pascal (1 pascal=1 N/m2).
  • Intensidad acústica: cantidad de energía acústica que pasa a través de la unidad de superficie perpendicular a la dirección de propagación en la unidad de tiempo. Se expresa en W/m2.

Niveles de referencia[editar]

Para su mejor representación gráfica, la potencia acústica, la presión acústica y la intensidad acústica se representan en una escala logarítmica. Por tanto, es común encontrarnos en acústica con niveles de presión acústica, niveles de potencia acústica y niveles de intensidad acústica. El decibelio (dB) es la unidad adimensional empleada en estos casos; se trata de una relación entre una cantidad medida y otra de referencia, esta última correspondiente con el nivel de 0 dB.

Escalas de ponderación[editar]

Las mediciones de ruido deben hacerse del modo más parecido posible a cómo dicho ruido es percibido por el oído humano. Por esta razón se aplican escalas de ponderación que traducen los resultados obtenidos del ruido "real" en otros que dan una idea más auténtica de los efectos sobre la persona. Aunque originalmente se idearon cuatro escalas de ponderación para usar en diferentes rangos de presión acústica, la más universalmente aceptada hoy en día es la escala de ponderación "A", cuyas atenuaciones se reflejan en la siguiente tabla:

Hz 31,5 63 125 250 500 1000 2000 4000 8000 16000
dB (A) -39 -26 -16 -9 -3 0 +1 +1 -1 -7

Evaluación del riesgo de exposición a ruido[editar]

La evaluación de riesgo de exposición a ruido consiste en valorar el nivel de ruido mediante mediciones con sonómetro, y comparar los resultados obtenidos con los criterios de evaluación fijados por la normativa vigente. Entre los niveles que pueden ser medidos durante la evaluación están los siguientes:
Nivel de exposición diario equivalente.
Nivel de exposición semanal equivalente.
Nivel de presión acústica continuo equivalente ponderado A.
Nivel de pico.
Si los valores obtenidos en las mediciones sobrepasan los valores límite de exposición o los valores de exposición que dan lugar a una acción, se tomarán las medidas exigidas por la normativa.

Técnicas de protección colectiva contra el ruido[editar]

  • Control en la fuente: modificaciones técnicas que alteran el proceso de generación de ruido. Sus límites son la experiencia y la imaginación del técnico actuante.
  • Silenciadores: pueden disipar la energía por rozamiento (silenciadores resistivos) o cambiar la impedancia del sonido (silenciadores reactivos).
  • Aislamiento de las vibraciones: introducción de elementos, como muelles u otros sistemas de amortiguación, que limitan la transmisión de las vibraciones producidas.
  • Reducción de las vibraciones: disminución de la intensidad de las vibraciones de las superficies o elementos emisores del ruido.
  • Absorción del ruido: mediante el recubrimiento de paredes y/o techos con productos absorbentes del ruido.
  • Encerramiento: utilización de recintos enteramente cerrados, como cabinas y cápsulas (recintos pequeños diseñados para envolver máquinas o pequeñas fuentes de ruido).
  • Barreras: suelen tener forma de paneles, y se sitúan entre el foco emisor y las personas expuestas a ruido, tal como suele hacerse junto a las autopistas o carreteras próximas a una zona residencial.

Protección individual contra el ruido[editar]

Véase Protector auditivo.

Referencias[editar]

  1. Los sonidos, por otro lado, pueden definirse como las variaciones de presión sobre la presión atmosférica que se producen como consecuencia de una vibración mecánica y se propagan en un medio elástico, pudiendo ser detectadas por un receptor, como el oído humano.

Legislación[editar]

Real Decreto 286/2006, de 10 de marzo, sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición al ruido.

Bibliografía[editar]

INSHT: Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relacionados con la exposición de los trabajadores al ruido.
José M.ª Cortés Díaz: Técnicas de prevención de riesgos laborales. Seguridad e higiene del trabajo. Tema 25. "Agentes físicos ambientales". Comprar en Casa del Libro
Xavier Baraza, Emilio Castejón, Xavier Guardino: Higiene industrial. Editorial UOC. Comprar en Casa del Libro