Riesgos ligados al medio ambiente de trabajo

De Previpedia
Saltar a: navegación, buscar
ChemistRemovingLiquidSyringe.jpg

Módulo 2. Unidad didáctica 2

La exposición laboral a agentes químicos[editar]

Los agentes químicos son sustancias que pueden presentarse en distintas formas en el lugar de trabajo y ser nocivas para la salud del trabajador en un plazo variable de tiempo. Las vías de entrada al organismo de estos agentes pueden ser inhalatoria (por la respiración), dérmica (a través de la piel), digestiva (por ingestión, generalmente a través de la boca) o parenteral (a través de heridas, llagas, etc.).

La vía inhalatoria es la más común en el mundo laboral. Para conocer la dosis absorbida a consecuencia de la exposición de un agente químico es necesario conocer la naturaleza del agente, el tiempo de exposición y la concentración del agente en la atmósfera.

La exposición laboral a agentes físicos[editar]

Entre los agentes físicos que más pueden afectar a la salud del trabajador están el ruido, las vibraciones, las radiaciones y la energía calorífica (altas y bajas temperaturas).

El ruido puede provocar efectos adversos para la salud que van desde la incomodidad hasta la pérdida de audición. El riesgo de pérdida auditiva suele considerarse significativo a partir de un nivel de exposición diario equivalente de 80 dB (A) a lo largo del tiempo. Las medidas a tomar en caso de ruido deben ir encaminadas, si es posible, a reducir el ruido en la misma fuente que lo origina; si no fuese posible evitar la exposición a determinados niveles de ruido, deberán utilizarse protectores auditivos por los trabajadores expuestos.

En cuanto a las vibraciones, destacan las que afectan al grupo mano-brazo y las que afectan al cuerpo entero. Suelen deberse a la transmisión de algún elemento vibrante (martillo neumático, mando de una máquina, herramienta portátil...).

Las radiaciones a las que una persona puede estar sometida a lo largo de su jornada laboral son muchas y muy diversas, pero destacamos por su posible influencia sobre la salud las radiaciones láser, la iluminación (si es incorrecta puede provocar perjuicios) y la energía calorífica (entre otros efectos puede producir estrés térmico).

La exposición laboral a agentes biológicos[editar]

Se pueden considerar dos tipos de actividades en las que puede existir exposición a agentes biológicos. Por un lado, están aquellos trabajos en los que los agentes biológicos son manipulados deliberadamente, como en laboratorios o en determinadas industrias. Por otro lado, están aquellas labores en la que la manipulación de agentes biológicos no es deliberada: trabajos en los que hay contacto con animales, trabajos sanitarios, trabajos relacionados con la eliminación de residuos, en centros de producción de alimentos, etc.

Dependiendo de la peligrosidad, los agentes biológicos se dividen en cuatro grupos. Esta clasificación sirve para tomar las medidas de protección adecuadas en cada caso.

La evaluación del riesgo[editar]

En la evaluación del riesgo por exposición se deben tener en cuenta el nivel de presencia del agente en el medio ambiente de trabajo y el tiempo de exposición a este agente. Conocidos estos valores, debemos compararlos con los valores límite de exposición establecidos con el fin de dilucidar si la salud del trabajador puede encontrarse en peligro.

Entre los medios utilizados para establecer el nivel de presencia del agente contaminante están la medida directa en el puesto de trabajo, por medio de instrumentos de medición, y el control biológico, que nos proporciona una información acerca de la presencia del agente en el propio organismo humano.

El control del riesgo[editar]

Tras la evaluación del riesgo, en el caso de que se detecte la presencia de un agente que pueda suponer un riesgo para la salud del trabajador, debemos eliminar el riesgo o, si no fuera posible, reducirlo al mínimo. Para ello podemos actuar de tres formas:

Actuaciones sobre el foco[editar]

  • Sustitución del agente peligroso por otro que entrañe menor peligro.
  • Modificar el proceso de trabajo de tal modo que se reduzca la exposición de los trabajadores.
  • Encerramiento o aislamiento de la fuente contaminante.
  • Extracción localizada por medio de una adecuada ventilación de la zona en que se produce la emisión.
  • Mantenimiento preventivo de los equipos de trabajo para evitar escapes, ruidos mayores que los del equipo funcionando correctamente, etc.

Actuaciones sobre el medio[editar]

  • Limpieza de los lugares de trabajo.
  • Ventilación general de los lugares de trabajo.
  • Alejamiento del trabajador de los focos de emisión.
  • Sistemas de detección de concentraciones elevadas de un agente y alarma.

Actuaciones sobre el trabajador[editar]