Llave de apriete

De Previpedia
Saltar a: navegación, buscar

Las llaves de apriete, o llaves de torsión, son herramientas manuales diseñadas para apretar o aflojar pernos, tuercas o tornillos. Si bien pueden tener formas y funcionamientos diversos, poseen en común la posibilidad de adaptarse a la forma exterior del elemento a girar.[1]

Algunos tipos de llaves de apriete[editar]

Normas de utilización segura[editar]

  • Se usarán solo para el trabajo para el cual han sido diseñadas.
  • Comprobar que el mango no esté defectuoso y que no tenga las mandíbulas desgastadas.
  • El mango estará limpio de grasa y aceite.
  • Se transportarán en fundas
  • No golpear con martillos, remachar ni utilizar como palanca.
  • Para apretar o aflojar con llaves inglesas, hacerlo de forma que la quijada que soporte el esfuerzo sea la fija.
  • No empujar nunca una llave, sino tirar de ella (hacia el operario).
  • Emplear la llave adecuada a cada tuerca.
  • Utilizar la llave de manera que esté completamente asentada y la tuerca quede completamente abrazada.
  • Asegurarse de que los nudillos no se golpeen contra ningún objeto en el desplazamiento de la mano.
  • No utilizar tubos para prolongar el brazo de una llave salvo los alargadores expresamente diseñados para este fin.
  • Usar con preferencia las llaves fijas a las ajustables.
  • Comprobar la integridad del recubrimiento dieléctrico en las llaves aislantes.

Referencias[editar]

  1. Un caso excepcional sería el de las llaves Allen y similares, que se adaptan al interior del tornillo, por lo que sería más adecuado considerar a estas dentro de la categoría de destornilladores.

Bibliografía[editar]

José Ma Tamborero del Pino: Nota Técnica de prevención 391. Herramientas manuales (I): condiciones generales de seguridad.
INSHT: Detección de riesgos y medidas a adoptar en el uso de herramientas manuales.