La carga de trabajo, la fatiga y la insatisfacción laboral

De Previpedia
Saltar a: navegación, buscar
1ST SHIFT OF MINERS AT THE VIRGINIA-POCAHONTAS COAL COMPANY MINE ^4 NEAR RICHLANDS, VIRGINIA, LEAVING THE ELEVATOR - NARA - 556393.jpg

Módulo 2. Unidad didáctica 3

La carga de trabajo[editar]

Por carga de trabajo entendemos tanto las exigencias físicas (carga física de trabajo) como mentales (carga mental de trabajo) a las que el trabajador se ve sometido a lo largo de su jornada laboral. Por consiguiente, cualquier trabajo, independientemente de la cantidad de esfuerzo físico que requiera, tiene su propia carga de trabajo, que además puede constituir por sí misma un factor de riesgo.

La carga física[editar]

Cuando el trabajo implica la realización de un esfuerzo físico, se somete al organismo a una serie de esfuerzos que afectan a los músculos pero también a los huesos, las articulaciones, los tendones y los ligamentos, integrantes del aparato locomotor. La forma en que estos elementos se ven afectados depende de muchos factores, como el tipo de actividad física realizada, su intensidad y el tiempo que se dedica a ella. Entre las características de la actividad física que es necesario tener en cuenta a la hora de evaluar sus riesgos están las siguientes:

  • Períodos de contracción de los músculos, que dan lugar a trabajos estáticos (con esfuerzo contenido) o a trabajos dinámicos (con sucesión de contracciones y relajaciones musculares).
  • Postura del trabajador.
  • Manipulación manual de cargas.
  • Movimientos repetitivos.

La carga mental[editar]

Más difícil de medir que la carga física son los requerimientos psicológicos del trabajo. Entre los factores considerados a la hora de evaluar la carga mental están los siguientes:

  • Cantidad de información recibida por el trabajador.
  • Complejidad de la respuesta exigida al trabajador.
  • Tiempo en el que el trabajador debe responder.
  • Capacidades individuales.

La fatiga[editar]

En todo puesto de trabajo el trabajador está sometido, como ya hemos visto, a una carga de trabajo. A partir de cierto tiempo, que dependerá de la magnitud de la carga de trabajo y de factores individuales, el trabajador comenzará a sufrir fatiga. Esto es así tanto para los materiales sometidos a cierto esfuerzo como, evidentemente, para las personas: si un corredor de fondo no administra sus fuerzas, tendrá dificultades para acabar la carrera de forma satisfactoria. La fatiga consiste en una disminución de las capacidades físicas y mentales del individuo pasado un tiempo sometido a un esfuerzo.

Esta sería una definición prácticamente válida para la fatiga general, caracterizada por una disminución de los deseos de trabajar, pero, dependiendo del tipo de labor que se realice, la fatiga puede afectar a diferentes partes del cuerpo. Así nos encontramos con la fatiga visual, la fatiga muscular y la fatiga mental.

La insatisfacción laboral[editar]

Comentamos al principio de este curso la importancia del trabajo para la persona como posible fuente de satisfacción individual. Pero en ocasiones dicha satisfacción no se produce porque el trabajo no cumple las expectativas del trabajador, ya sean estas materiales o de autorrealización.

Desde luego, las causas de la insatisfacción laboral son en gran medida subjetivas (no todos tenemos las mismas aspiraciones, deseos ni aptitudes), pero los factores de organización del trabajo son fundamentales para encender la chispa de la insatisfacción laboral: trabajos con ausencia de responsabilidades ni iniciativa o de poco contenido, malas relaciones con los compañeros, jefes o subalternos, inestabilidad laboral, dificultades para promocionar, bajos salarios...

El acoso laboral[editar]

El acoso laboral se define como la situación en la que una o varias personas ejercen una violencia psicológica de forma sistemática y durante un tiempo prolongado sobre otra persona de su entorno laboral. Es fundamental para evitar estas situaciones el compromiso y la vigilancia del empresario, los mandos intermedios y los propios compañeros.