Evacuación

De Previpedia
Saltar a: navegación, buscar
Simulacro de evacuación de un edificio de la Universidad de North Caroline
LIBROS DE PRL 3.png
Banner protector auditivo.jpg

Se entiende por evacuación la acción de traslado planificado de las personas afectadas por una emergencia de un lugar a otro provisional seguro, ya sea un refugio seguro o un lugar de seguridad. La evacuación puede ser considerada por sí misma una situación de emergencia o, también, formar parte de alguna de las otras tres situaciones de emergencia (conato, emergencia parcial o emergencia general).

Tiempo de evacuación[editar]

El tiempo de evacuación es el intervalo de tiempo entre la transmisión de la alarma a los ocupantes y el momento en que los ocupantes (de una parte especificada del edificio o de todo el edificio) son capaces de entrar en un lugar de seguridad.

Distancia de desplazamiento[editar]

Se denomina distancia de desplazamiento a la distancia necesaria para que una persona se desplace desde cualquier punto dentro de un entorno construido a la salida más cercana, teniendo en cuenta la disposición de las paredes, particiones e instalaciones.

Evacuación por fases[editar]

La evacuación por fases es el proceso por el cual las diferentes partes de un entorno construido se evacúan en una secuencia controlada. En una evacuación por fases las primeras partes que se evacúan son aquellas de en las que se espera un mayor riesgo.

Consejos ante una evacuación[editar]

  • Solicite el auxilio a los bomberos o asegúrese de que otro les ha avisado, sin dar este hecho por sentado.
  • Si tiene tiempo, coloque los enseres, herramientas, etc., de modo que no entorpezcan el paso en los pasillos de evacuación, y desconecte los aparatos eléctricos.
  • Mantenga la calma; no adopte actitudes que puedan generar pánico.
  • Verifique la ausencia total de personas, muy especialmente niños y personas desvalidas, antes de abandonar el lugar.
  • Siga las indicaciones de las señales de evacuación hasta encontrar la salida más próxima.
  • No corra; camine rápido y en fila de a uno, cerrando a su paso la mayor cantidad de puertas y ventanas para dificultar la propagación del fuego.
  • Descienda siempre; solo debe ascender si se encuentra en sótano o subsuelo.
  • Ante la presencia de humo desplácese gateando, cubriéndose boca y nariz con pañuelos o toallas. De existir humo en la escalera, descienda de espalda en forma rampante.
  • No utilice ascensores ni montacargas, ya que puede quedar atrapado.
  • Si no puede abandonar el lugar, enciérrese en una habitación que dé hacia la calle y acérquese a una ventana abierta: allí encontrará aire para respirar y podrá pedir ayuda agitando un trozo de tela o papel para ser visto.
  • Cubra la base de la puerta con trapos mojados para evitar la entrada de humo.
  • Evite traspasar ventanas: este hecho le ha costado la vida a muchas personas. Espere todo lo posible para ser rescatado.
  • No transporte objetos pesados ni voluminosos a fin de no entorpecer su propio desplazamiento ni el de los demás.
  • Si su ropa se prendiera, ruede por el suelo y, sobre todo, no corra, ya que avivaría las llamas.
  • El fuego se propaga rápidamente. No regrese al edificio una vez que lo ha abandonado.
  • Reúnase con el resto de las personas en un lugar seguro y verifique que no falte nadie.

Véase también[editar]

Plano de evacuación.

Legislación[editar]

Real Decreto 393/2007, de 23 de marzo, por el que se aprueba la Norma Básica de Autoprotección de los centros, establecimientos y dependencias dedicados a actividades que puedan dar origen a situaciones de emergencia.

Bibliografía[editar]

Yolanda Irazo García: Nota Técnica de Prevención 818. Norma Básica de Autoprotección.
VV.AA.: Prevención de riesgos laborales. Curso de capacitación para el desempeño de funciones de nivel básico. INSHT.
Tomás Piqué Ardanuy: Nota técnica de prevención 361. Planes de emergencia en lugares de pública concurrencia.