Escaleras de servicio

De Previpedia
Saltar a: navegación, buscar

Las escaleras de servicio son aquellas que están permanentemente sujetas a una superficie vertical y sirven para acceder ocasionalmente a tejados, pozos, silos, torres de refinerías de petróleo, chimeneas y otras zonas de acceso restringido. Su uso, por tanto, es esporádico y limitado a personal autorizado. A menudo se hace una distinción entre escaleras de servicio (inclinadas) y escalas fijas de servicio (verticales o casi verticales).

Tipos de escaleras de servicio[editar]

  • Escalera de servicio propiamente dicha: la instalada sobre una superficie inclinada y que consta de una serie de escalones permanentemente sujetos a la estructura. Su anchura mínima debe ser de 55 cm y sus peldaños tendrán las mismas dimensiones. La huella mínima de los escalones será de 15 centímetros y su contrahuella máxima de 25 centímetros. La altura máxima entre los descansos de las escaleras será de 3,7 metros. La profundidad de los des­cansos intermedios, medida en dirección a la escalera, no será menor que la mitad de la anchura de ésta, ni de 1 metro. El espacio libre vertical desde los peldaños no será inferior a 2,2 metros. El pavimento será de materiales no resbaladizos o dispondrá de elementos antideslizantes; en el caso de que el pavimento sea perforado, la abertura máxima de los intersticios será de 8 milímetros. Aunque su empleo está prohibido en el resto de escaleras, en el caso de las escaleras de servicio se permite el uso de escaleras de caracol.
  • Escalas fijas de servicio.
    La anchura mínima de las escalas fijas será de 40 centímetros y la distancia máxima entre peldaños de 30 centímetros.
    En las escalas fijas la distancia entre el frente de los escalones y las paredes más próximas al lado del ascenso será, por lo menos, de 75 centímetros. La distancia mínima entre la parte posterior de los es­calones y el objeto fijo más próximo será de 16 centímetros. Habrá un espacio libre de 40 centímetros a ambos lados del eje de la escala si no está provista de jaulas u otros dispositivos equivalentes.
    Cuando el paso desde el tramo final de una escala fija hasta la superficie a la que se desea acceder suponga un riesgo de caída por falta de apoyos, la barandilla o lateral de la escala se prolongará al menos 1 metro por encima del último peldaño o se tomarán medidas alternativas que proporcionen una seguridad equivalente.
    Las escalas fijas que tengan una altura superior a 4 metros dispondrán, al menos a partir de dicha altura, de una protección circundante. Esta medida no será necesaria en conductos, pozos angostos y otras instalaciones que, por su configuración, ya proporcionen dicha protección.
    Si se emplean escalas fijas para alturas mayores de 9 metros se instalarán plataformas de descanso cada 9 metros o fracción.
    • Escala inclinada: instalada sobre una superficie inclinada casi vertical, consta de una serie de escalones permanentemente sujetos a la estructura.
    • Escala vertical separada: consta de escalones o abrazaderas encajados en largueros laterales de metal, madera u otro material unidos totalmente o por tramos, mediante sistemas de fijación que van desde los largueros laterales a la estructura, como las de torres de comunicación o tanques verticales.
    • Escala vertical integrada: escala instalada sobre una superficie vertical y que consta de una serie de escalones permanentemente sujetos a la estructura.

Normas de utilización de las escalas fijas[editar]

  • Comprobar que la escala no presenta defectos y está libre de sustancias resbaladizas, como barro, grasa, aceite o hielo.
  • No subir ni bajar la escala cargado de herramientas o materiales. Los materiales y/o herramientas necesarios se deberán subir o bajar utilizando algún sistema manual de izado y/o un portaherramientas apropiado.
  • Subir de cara a la escala, utilizando ambas manos para sujetar firmemente los escalones o largueros laterales.
  • Situar el pie firmemente sobre cada escalón antes de transferir todo el peso a cada uno de los pies.
  • Subir o bajar tranquilamente sin prisas; evitar hacerlo corriendo o deslizándose sobre los largueros.
  • No saltar desde ninguno de los escalones de una escala.
  • No utilizar calzado con tacones; revisar las suelas antes de utilizar una escala, cerciorándose de que no tienen grasa, barro ni ninguna otra sustancia deslizante.
  • Dado que la utilización de protecciones colectivas del tipo "jaula" no elimina el riesgo de caída, será necesario el uso de un sistema anticaídas por el trabajador siempre que sea posible una caída de dos o más metros.

Legislación[editar]

Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, sobre lugares de trabajo.

Bibliografía[editar]

INSHT: Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a la utilización de los lugares de trabajo.
José Mª Tamborero del Pino: Nota Técnica de Prevención 408. Escalas fijas de servicio.