Cultivo celular

De Previpedia
Saltar a: navegación, buscar
Cultivo celular en laboratorio

Se denomina cultivo celular al resultado del crecimiento in vitro de células aisladas de organismos pluricelulares. Aunque por ellos mismos no suelen presentar riesgos significativos, desde el punto de vista de la prevención de riesgos laborales se considera a los cultivos celulares como agentes biológicos por su capacidad de permitir el crecimiento y propagación de otros microorganismos patógenos.

Medidas preventivas en los trabajos con cultivos celulares[editar]

  • Proporcionar formación y capacitación al operador o al trabajador en relación a las buenas prácticas micro­biológicas, los riesgos y las medidas de prevención.
  • Adoptar el principio de precaución, tratando todos los cultivos que se utilizan por primera vez como poten­cialmente infecciosos. Trabajar siempre dentro de una cabina de seguridad biológica tipo II hasta que se demuestre que los cultivos están libres de bacterias, virus, micoplasmas u hongos.
  • Manipular los cultivos celulares de origen humano o de primates, en general, en un nivel de bioseguridad 2 y en una cabina de seguridad biológica tipo II.
  • Manipular los cultivos celulares procedentes de fuen­tes infectadas al menos en un nivel de bioseguridad 2, y adoptar niveles superiores en función del riesgo del agente patógeno.
  • Identificar de forma adecuada los cultivos y todo el material biológico.
  • Obtener siempre los cultivos de centros reconocidos que certifiquen el origen, por ejemplo, ATCC (American Type Culture Collection), ECACC (European Collection of Cell Cul­tures), CECT (Colección Española de Cultivos Tipo), etc.
  • Rechazar cultivos no seguros, poco caracterizados o sin referencia, o tratarlos con la precaución adecuada.
  • Trabajar siempre con material estéril. El material estéril solo debe abrirse dentro de una cabina de seguridad biológica. Todo aquello de lo que no cuya esterilidad no se pueda garantizar absolutamente ha de ser considerado como no estéril.
  • Descontaminar la mesa de trabajo, las cabinas de seguridad biológica y el material reutilizable antes y después de trabajar con material biológico.
  • Limpiar inmediatamente cualquier derrame del cultivo.
  • Lavarse las manos antes, después y frecuentemente durante el trabajo con cultivos, para evitar contami­naciones en los experimentos, contaminación del usuario con material biológico y posible disemina­ción de este.
  • Descontaminar con sustancias químicas o calor todo el material biológico o contaminado con este antes de ser eliminado.
  • Si se trabaja con más de una línea celular a la vez, evi­tar la contaminación cruzada. Limpiar y desinfectar las superficies y útiles de trabajo cada vez que se trabaja con distintas líneas. Manipular en último lugar la línea de mayor proliferación.
  • En caso de cultivos de larga duración, verificar perió­dicamente las propiedades del cultivo. Llevar a cabo un control de calidad de las células que demuestre la ausencia de posibles agentes patógenos,
  • Establecer un programa adecuado de almacenamiento de línea celular.
  • Utilizar equipos de protección individual: guantes, mas­carillas, gafas, ropa de protección.
  • Implantar programas específicos de vigilancia de la salud del trabajador, siendo recomendable la vacuna­ ción contra la hepatitis B por el riesgo de exposición a patógenos transmitidos por sangre.

Legislación[editar]

Real Decreto 664/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo.

Bibliografía[editar]

INSHT: Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos.
Asunción Mirón Hernández: Nota Técnica de Prevención 902. Riesgo biológico: evaluación y prevención en trabajos con cultivos celulares.