Campo electromagnético

De Previpedia
Saltar a: navegación, buscar

Señal de advertencia de radiaciones no ionizantes
Señal de advertencia de campo magnético intenso
Prohibido el paso a personas con dispositivos cardíacos. Puede aparecer en zonas con exposición a CEM
Prohibido el paso a personas con implantes metálicos. Puede aparecer en zonas con exposición a CEM

Se consideran campos electromagnéticos los campos eléctricos estáticos, los campos magnéticos estáticos y los campos eléctricos, magnéticos y electromagnéticos variables en el tiempo, con frecuencias comprendidas entre 0 Hz y 300 GHz.[1] Los campos electromagnéticos pueden tener su origen en una amplia gama de fuentes presentes en los lugares de trabajo. Se generan y utilizan en numerosas actividades, como procesos de fabricación, investigación, comunicación, aplicaciones médicas, generación, transmisión y distribución de electricidad, radiodifusión, navegación aeronáutica y marítima, y seguridad. Además, los campos electromagnéticos pueden ser accidentales, como los generados cerca de cables de distribución de corriente eléctrica dentro de los edificios o por equipos y aparatos eléctricos.

Categorías de los campos electromagnéticos[editar]

Los campos electromagnéticos pueden dividirse en categorías dependientes de su interacción con las personas, que a su vez viene dada por la frecuencia del campo: los campos de baja frecuencia causan estimulación nerviosa y muscular, mientras que los campos de alta frecuencia causan un calentamiento.

  • Campos estáticos: entre 0 y 1 Hz.
  • Campos de baja frecuencia: entre 1 Hz y 100 kHz.
  • Campos de frecuencia intermedia: entre 100 kHz y 10 MHz.
  • Campos de alta frecuencia: entre 10 MHz y 300 GHz.

Efectos en la salud y riesgos para la seguridad[editar]

Efectos directos[editar]

  • Vértigo y náuseas provocados por campos magnéticos estáticos (generalmente asociados al movimiento, aunque también pueden darse en situación estática).
  • Efectos en los órganos sensoriales, los nervios y los músculos provocados por campos de baja frecuencia (hasta 100 kHz).
  • Calentamiento de todo el cuerpo o de partes de este provocado por campos de alta frecuencia (10 MHz o más); por encima de unos cuantos GHz, el calentamiento se limita cada vez más a la superficie del cuerpo.
  • Efectos en los nervios y los músculos y calentamiento provocados por campos de frecuencia intermedia (100 kHz-10 MHz).

Efectos indirectos[editar]

  • Interferencia con equipos y otros dispositivos electrónicos médicos.
  • Interferencia con dispositivos médicos implantados activos, tales como marcapasos cardíacos o desfibriladores.
  • Interferencia con dispositivos médicos portados en el cuerpo, tales como bombas de insulina.
  • Interferencia con implantes pasivos (articulaciones artificiales, clavos, cables o placas de metal).
  • Efectos en restos de metralla, pírsines (piercings), tatuajes y arte corporal.
  • Riesgo de proyección de objetos ferromagnéticos sueltos en campos magnéticos estáticos.
  • Activación no intencionada de detonadores.
  • Incendios y explosiones resultantes del encendido de materiales inflamables o explosivos.
  • Descargas eléctricas o quemaduras por corrientes de contacto al tocar una persona un objeto conductor dentro de un campo electromagnético mientras que solo la persona o el objeto mantiene contacto con tierra.

Efectos a largo plazo[editar]

Actualmente no existen datos científicos comprobados que establezcan un nexo causal entre exposición a campos magnéticos y posibles efectos a largo plazo.

Magnitudes físicas relativas a la exposición a campos electromagnéticos[editar]

  • Intensidad de campo eléctrico (E): magnitud vectorial que corresponde a la fuerza ejercida sobre una partícula cargada independientemente de su movimiento en el espacio. Se expresa en voltios dividido por metro (V/m).
Es preciso distinguir entre: «campo eléctrico ambiental» y «campo eléctrico in situ», inducido en el interior del organismo como resultado de la exposición al campo eléctrico ambiental.
  • Intensidad de campo magnético (H): magnitud vectorial que, junto con la densidad de flujo magnético, determina un campo magnético en cualquier punto del espacio. Se expresa en amperios dividido por metro (A/m).
  • Densidad de flujo magnético o inducción magnética (B): magnitud vectorial definida en términos de fuerza ejercida sobre cargas en movimiento; se expresa en teslas (T).
En el espacio libre y en la materia biológica, la densidad de flujo magnético y la intensidad de campo magnético se pueden utilizar indiferentemente según la equivalencia:
B= µoH
Siendo µo = 4 π 10-7, la permeabilidad magnética del vacío.
  • Densidad de potencia (S): es el cociente de la potencia radiante que incide perpendicular a una superficie, dividida por el área de esa superficie. Se expresa en vatios dividido por metro cuadrado (W/m2). Es una magnitud apropiada para expresar la exposición a frecuencias muy altas, donde la profundidad de penetración del campo en el cuerpo es baja.
  • Corriente en las extremidades (IL): corriente en las extremidades de una persona expuesta a campos electromagnéticos dentro del intervalo de frecuencias comprendido entre 10 MHz y 110 MHz como resultado del contacto con un objeto en un campo electromagnético, o el flujo de las corrientes capacitivas inducidas en un cuerpo expuesto. Se expresa en amperios (A).
  • Corriente de contacto (IC): corriente que aparece cuando una persona entra en contacto con un objeto en un campo electromagnético. Se expresa en amperios (A). Se produce una corriente de contacto en estado estacionario cuando una persona está en contacto continuo con un objeto en un campo electromagnético. En el proceso del establecimiento de dicho contacto, puede producirse una descarga en forma de chispas con corrientes transitorias asociadas.
  • Carga eléctrica (Q): magnitud utilizada para medir las descargas en forma de chispa; se expresa en culombios (C).
  • Absorción específica de energía (SA): es la energía absorbida por unidad de masa de tejido biológico; se expresa en julios dividido por kilogramo (J/kg).
  • Tasa de absorción específica de energía (SAR) sobre el cuerpo entero o sobre una parte localizada del mismo, es la tasa de energía que es absorbida por unidad de masa de tejido corporal. Se expresa en vatios dividido por kilogramo (W/kg). El SAR de cuerpo entero es una medida ampliamente aceptada para relacionar los efectos térmicos adversos con la exposición a radiofrecuencias. Junto al SAR medio de cuerpo entero, los valores SAR locales son necesarios para evaluar y limitar la excesiva acumulación de energía localizada en pequeñas partes del cuerpo como consecuencia de unas condiciones especiales de exposición. Como ejemplo: la exposición de una persona a radiofrecuencias de pocos MHz (por ejemplo, de calentadores dieléctricos), o de personas expuestas al campo cercano de una antena.

De estas magnitudes, las que pueden medirse directamente son: la intensidad de campo eléctrico (E), la intensidad de campo magnético (H), la densidad de flujo magnético (B), la densidad de potencia (S), la corriente de contacto (IC) y la corriente en las extremidades (IL).

Evaluación de riesgos[editar]

Solo si no pueden demostrar fehacientemente con otros medios el cumplimiento de los valores límite de exposición, los empresarios estarán obligados a efectuar cálculos o mediciones. Los medios de los que el empresario pueden hacer uso son la información disponible a través de los fabricantes o de bases de datos de evaluaciones genéricas.

Medidas preventivas[editar]

  • Adopción de métodos de trabajo que conlleven una exposición menor a campos electromagnéticos.
  • Elección de equipos que generen campos electromagnéticos menos intensos, teniendo en cuenta el trabajo al que se destinan.
  • Medidas técnicas para reducir la emisión y exposición, incluyendo, cuando sea necesario, el uso de sistemas de bloqueo, blindajes o mecanismos similares de protección de la salud.
  • Medidas adecuadas de delimitación y acceso, como señales, etiquetas, marcas en el suelo o barreras para limitar o controlar el acceso.
  • En caso de exposición a campos eléctricos, medidas y procedimientos para controlar las corrientes de contacto y las descargas en forma de chispa, mediante métodos técnicos y formación de los trabajadores.
  • Programas adecuados de mantenimiento de los equipos de trabajo y de los lugares y los puestos de trabajo.
  • Diseño y disposición adecuados de los lugares y puestos de trabajo.
  • Limitación de la duración e intensidad de la exposición.
  • Disponibilidad de equipos adecuados de protección individual.

Referencias[editar]

  1. Por consiguiente, no se consideran incluidas en esta definición ni en el presente artículo las radiaciones ópticas ni las radiaciones ionizantes.

Véase también[editar]

Radiación electromagnética.

Legislación[editar]

Real Decreto 299/2016, de 22 de julio, sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a campos electromagnéticos.
Directiva 2013/35/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 26 de junio de 2013 sobre las disposiciones mínimas de salud y seguridad relativas a la exposición de los trabajadores a los riesgos derivados de agentes físicos (campos electromagnéticos) (vigésima Directiva específica con arreglo al artículo 16, apartado 1, de la Directiva 89/391/CEE), y por la que se deroga la Directiva 2004/40/CE.

Bibliografía[editar]

Josep Mestre Rovira: Nota Técnica de Prevención 234. Exposición a radiofrecuencias y microondas (I). Evaluación.
Pablo Luna Mendaza: Nota Técnica de Prevención 522. Radiofrecuencias y microondas (I): evaluación de la exposición laboral.
Pablo Luna Mendaza: Nota Técnica de Prevención 523. Radiofrecuencias y microondas (II): evaluación de la exposición laboral.
Pablo Luna Mendaza: Nota Técnica de Prevención 598. Exposición a campos magnéticos estáticos.
Darío San Martín Ferrer: Nota Técnica de Prevención 698. Campos electromagnéticos entre 0 Hz y 300 GHz: criterios ICNIRP para evaluar la exposición laboral.
Tania Berlana Llorente, Beatriz Diego Segura, María José Rupérez Calvo: Nota Técnica de Prevención 894. Campos electromagnéticos: evaluación de la exposición laboral.
Comisión Europea: Guía no vinculante de buenas prácticas para la aplicación de la Directiva 2013/35/UE sobre campos electromagnéticos. "Volumen 1. Guía práctica".
Comisión Europea: Guía no vinculante de buenas prácticas para la aplicación de la Directiva 2013/35/UE sobre campos electromagnéticos. "Volumen 2. Casos prácticos".
Comisión Europea: Guía no vinculante de buenas prácticas para la aplicación de la Directiva 2013/35/UE sobre campos electromagnéticos. "Volumen 3. Guía para las PYMES".
UNE-EN 50499:2009. Procedimiento para la evaluación de la exposición de los trabajadores a los campos electromagnéticos.