Anexo:Trabajos en proximidad de conducciones enterradas

De Previpedia
Saltar a: navegación, buscar

Es preciso, antes de proceder a la excavación, conocer la situación exacta de los servicios públicos que atraviesan el solar, con los datos aportados por los diferentes organismos. Una vez obtenidos estos, se marcará en el terreno el lugar donde están ubicadas las conducciones, eligiendo un sistema que perdure durante la realización de la excavación en esta zona. Se anotará la profundidad exacta a la que se encuentran y se protegerán ante eventuales sobrecargas producidas por la circulación de vehículos pesados.
La excavación sobre estas conducciones, se realizará con máquina de movimiento de tierras hasta una distancia aproximada de 1 m, con martillo neumático hasta 0,50 m, y el resto de la excavación se efectuará a mano hasta descubrir la canalización.
Si se trata de canalizaciones eléctricas, se debe procurar dejar sin tensión la zona.
En el caso de que esto no fuera posible y hubiera que trabajar con tensión, se deben recabar las recomendaciones pertinentes de la compañía suministradora y que un técnico de la misma controle los trabajos de excavación, debiendo eliminar los reenganches de los relés de protección de la red.
Se informará a los operarios sobre los riesgos existentes.
En la última parte de la excavación para descubrir canalizaciones eléctricas (que se efectuará a mano), se utilizarán exclusivamente herramientas con mango aislante.
Si se han de manipular los cables eléctricos, ya descubiertos, se deben emplear pértigas y herramientas aislantes.
Se emplearán detectores para la localización de tuberías y cables enterrados. Cuando se utilizan procedimientos de embutición de tubos sin apertura de zanja pueden dar indicaciones de dirección y profundidad de la cabeza de perforación.

Bibliografía[editar]

CEPYME Aragón: Manual de seguridad en el uso de máquinas en trabajos de excavación.